viernes, 4 de mayo de 2018

ETA DESAPARECE, SIGAMOS LUCHANDO.

Al fin la deseada noticia, ETA se ha disuelto y no volverá más, cosa que seguro una buena parte de PP y C´s lamentarán, porque parte de su relato, se basa en el odio, como demuestra el hecho de que ambas organizaciones, estén en contra del acercamiento de los presos etarras a Euskalerría.
ETA es uno de los legados del régimen franquista, no hay que olvidarlo. La banda terrorista, de la que reniego como activista, fue una de las respuestas a la represión fascista del régimen franquista en Euskalerría, de la que gracias a los movimientos memorialistas, vamos conociendo. El cuartel de Intxaurrondo fue durante la dictadura y más allá, el foco de la represión franquista que daba alas y energía a lxs etarrxs.
ETA dejó de conectar con la población, cuando llegó la democracia al Estado Español y a Euskalerría y no dejó las armas, momento en el que dejó de ser un arma contra el franquismo, discutida o no, pero arma al fin, para pasar a ser un grupo desconectado de su pueblo que mataba sin sentido. El Che decía que la guerrilla no tiene sitio si la población en la que esta actúa, considera que vive en democracia.
El Estado Español, que se dice democrático y defensor de los DDHH, debería hacer lo que denuncia en otros países: retornar a lxs presxs a Euskalerría, acusar y perseguir a los torturadores franquistas, acordarse de las víctimas de estos y señalar los lugares represivos donde la dictadura dio alas para pensar que poner bombas, totalmente alejado de lo que piensa el pueblo del que se dice defender, era lícito y acoger el derecho a decidir de los pueblos.
Hoy es un día de felicidad, los asesinos de ETA, han parado de una vez y deja a una izquierda combativa y libre, que es un ejemplo de lucha obrera para el resto del Estado Español. Estamos como todxs lxs activistas sabemos, en un momento fuerte de represión, con un gobierno estatal zombi y una creciente movilización en la calle y muchas luchas laborales en pie de guerra, ahora es momento de salir a la calle y acabar con el régimen del 78 y dar la patada, a los últimos restos del franquismo, que con sentencias como las de la manada, nos recuerdan, que aun hoy, hay mucho por lo que luchar.

domingo, 18 de marzo de 2018

8 DE MARZO, FEMINISMO ANTICAPITALISTA.


     


            La historia del movimiento feminista se ha caracterizado por diferentes olas. Desde las primeras feministas de la ilustración que surgieron de la Revolución Francesa, pasando por la Segunda Ola del movimiento sufragista hasta la Tercera Ola, la radical de la segunda mitad del siglo XX, cuando hasta lo personal era político. Ahora ha llegado una Cuarta Ola feminista que viene para quedarse. Ya no reclamamos derechos concretos, como el derecho al voto, acceso al trabajo, la libertad sexual, derechos reproductivos o a la interrupción voluntaria del embarazo, que también. La nueva ola feminista se lo cuestiona todo, desde la desigualdad salarial hasta el derecho a volver solas por la noche a casa sin ser acosadas, ni pasar miedo; desde la precariedad laboral a la invisibilización de la mujer; desde los micro-machismos hasta los trabajos de cuidados no reconocidos ni remunerados en el ámbito de la familia tradicional opresora, pasando por tener que explicar que cuando las mujeres dicen “no es no”.
            El pasado 8 de marzo de 2018, el Día Internacional de la Mujer Trabajadora, varios millones de mujeres, apoyadas con muchos hombres feministas, salimos a las calles y plazas de todo el Estado español. Desbordamos todas las previsiones y como colofón a una huelga general laboral de 24 horas, de cuidados, de consumo y estudiantil, convocada bajo el lema “Si nosotras paramos se para el Mundo”.
            Como cualquier ola, la nueva ola feminista lleva tiempo formándose. Sin el 15M del 2011 lo que ha sucedido este 8 de marzo del 2018 no se podría explicar. El Movimiento de las Indignadas fue la escuela donde parte de las activistas feministas de ahora empezaron. El auge de Podemos y su apuesta por el parlamentarismo lastró definitivamente el Movimiento del 15M, la mayor brecha junto con el 1-O catalán en el Régimen del 78. Estamos en una nueva ola feminista formada, en gran parte, por mujeres jóvenes, fuertes y combativas. Posiblemente aún no hayan leído ni a Simone Beauvoir, ni a Silvia Federici, ni a Ángela Davis, ni a Virgine Despentes e incluso desconozcan las diversas teorías políticas feministas. Sin teoría también puede luchas sociales, y aprender leyendo, debatiendo y luchando al mismo tiempo. Lo estamos viendo, con la práctica se está aprendiendo la teoría y una vez más, como pasó durante el 15M, el movimiento popular ha sobrepasado y sorprendido a gobernantes y a los partidos políticos del Régimen, que han llegado a acusar a las organizadoras de “luchar contra el capitalismo” o de “ser comunistas”, y que, cuando la ola los ha golpeado de lleno, han intentado subirse a ella. Pero para papelón oportunista, el representado por las burocracias de las centrales sindicales mayoritarias burocráticas (CC.OO. y UGT), desinformando, desmoralizando y boicoteando la huelga general feminista de 24 horas del 8 de marzo con paros insuficientes de 2 horas por turno.
            La ola feminista que inundó las calles y plazas no ha sido cuestión del azar. ni de la improvisación. Enraizada en parte, como hemos dicho, en el Movimiento 15M, ha bebido del movimiento “Ni Una Menos” de Latinoamérica y el Me too” de Estados Unidos, y pensado tras la Marcha Estatal Contra las Violencias Machistas del 7 de noviembre de 2015. Se ha organizado desde abajo y horizontalmente en asambleas feministas unitarias desde el 8 de marzo de de 2016, e incluso desde antes. Este trabajo decidido y constante, y sin restarle espontaneidad a la movilización, ha dado sus frutos.
            No le faltan razones objetivas a la movilización feminista: 739 mujeres asesinas desde el 2007 al 2017, 9 durante lo que va del 2018 (2 de ellas en Andalucía); cada 8 horas se produce una violación en el Estado español; las mujeres españolas cobran un 13% menos en los mismos puestos que los hombres pese a una supuesta igualdad salarial. La brecha salarial se acentúa a la hora de la jubilación: las mujeres cobran un 34% menos de pensión. El 28% de las mujeres andaluzas están en paro, las andaluzas trabajan 87 días gratis (la media estatal es de 54 días), y el 41% de estas mujeres están en riesgo de pobreza, etc. Razones suficientes para convocar una huelga general feminista de 24 horas.
            Por primera vez en el Estado español se ha realizado no sólo una huelga general feminista de 24 horas con un alto seguimiento en sectores laborales altamente feminizados (educación, telemárketing, prensa o sanidad), sino también ha sido una huelga de consumo, de cuidados y estudiantil. Y las huelgas se hacen contra nuestro modelo de sistema económico y nuestro sistema es el capitalista. Cierta crítica que se le hace al movimiento feminista es que omite la opresión que sufren las mujeres también como clase. Además, la huelga no sólo ha intentado parar la producción en los centros de trabajo, sino también parar la reproducción y el cuidado de la fuerza de trabajo en los hogares donde las mujeres cargan con ellos, unos trabajo no remunerados e invisibilizados asignados por el capitalismo a las mujeres y sin el cual no se podría mantener ni reproducir el capitalismo.
            Y es que la mitad de la población, las mujeres, no sólo sufre la opresión de género, a través del machismo, sino que también sufren la explotación de clase por el capitalismo, de la misma manera que hay mujeres (y hombres) que sufren la opresión de raza y de orientación sexual. De aquí la importancia de la lucha anticapitalista dentro del movimiento feminista. El capitalismo sin las ideas machistas no se podría mantener en pié. De la misma manera que el feminismo no puede ser de derechas, pues no es sólo un movimiento social o una ética sino que también es un movimiento político y cuando se realizan políticas de derechas que favorecen la precariedad laboral, la explotación y el recorte de servicios públicos que se ceban en especial con las mujeres. las mismas políticas de austeridad y de recortes en educación, sanidad o dependencia dejan los trabajos de cuidados que deberían realizarse de forma colectiva en los servicios públicos a las mujeres. El capitalismo (ahora en su fase neoliberal) castiga a las mujeres y favorece la desigualdad de género. Es por todo ello que no puede existir un feminismo coherente que no sea anticapitalista y transversal. Para luchar contra todas las opresiones que sufren las mujeres, el movimiento feminista debe de asumir la lucha anticapitalista. Lo vemos a diario, desde las Kellys, las empleadas de hogar, las trabajadoras de telemárketing, las cajeras de las grandes superficies comerciales o las empleadas en hostelería y restauración son claros ejemplos de la explotación del capitalismo sobre las mujeres de clase trabajadora. Cientos de miles de mujeres no se pudieron sumar a la huelga general de 24 h del 8 de marzo debido a la precariedad laboral, al acoso y la coacción empresarial. El movimiento feminista no puede olvidarlas. De ahí surge la necesidad de unificar las luchas: contra el machismo y el capitalismo.
           
David, activista del Colectivo Acción Anticapitalista

sábado, 27 de enero de 2018

En defensa de las mascotas.

Desde aquí, quiero mandar un saludo y fuerza para toda esa gente que sin recibir nada o recibiendo lo poco que recibe por una gran labor, se dedica en cuerpo y alma a cuidar a todas esas mascotas que la gente miserable y sin corazón deja olvidadas en cunetas, calles y demás sitios infames.
La gran mayoría de perreras, no tienen dinero y se financian gracias a donaciones o ni siquiera eso. Los perros que no llegan a las perreras, forman manadas que distorsionan el medio ambiente y que además, ponen en peligro al lobo, dado que no tienen miedo al homo sapiens y este piensa que los ataques de los perros abandonados, los hacen los lobos, por lo que los termina persiguiendo.
Antes de gastar dinero en temas militares, financiación de autopistas o bancos privados u otros temas que fortalecen al sistema capitalista; que al mismo tiempo crea granjas de perros para vender en centros comerciales donde los perros, gatos y demás animales están encerrados en jaulas; el estado debería financiar las perreras que se dedican a buscar casa a las mascotas que han sido desahuciadas por homo sapiens descarnados. Al mismo tiempo, la justicia debería caer sobre dichos homo sapiens para que paguen por el delito de dejar a un animal tirado y a las empresas que se dedican a criar animales indiscriminadamente para venderlos como si fuesen bolsos, pantalones o coches.
¿Como nos podemos llamar sapiens si creamos animales para nuestra diversión y luego los tiramos a las cunetas cuando estamos cansados de ellos?

miércoles, 6 de diciembre de 2017

Hablamos castellano y queremos la independencia.



Andaluz, anticapitalista, marxista y materialista, apoyo el derecho a decidir del pueblo catalán, porque derriba el régimen del 78, creado por la traición de la derecha españolista y la cúpula del PSOE en la transición. Para Andalucía, la independencia de Cataluña puede darle 



Hablamos castellano y queremos la independencia
Yo solía definirme como independentista no nacionalista. Soy catalana de primera generación, hija de extremeños. Me gustan los castellers, odio los toros, pero mi lengua materna es el castellano, así que creía tener un pie en cada lado. Soy independentista porque la misma gente que arruinó la tierra de mis padres y los obligó a emigrar, está arruinando ahora mi tierra y va a obligar a emigrar a mis hijos. Pero si fuese España la que está luchando por crear una República yo estaría luchando con ella. He intentado explicárselo a mis amigos y conocidos españoles, con ningún éxito. No solo no me escuchan, si no que me explican ellos a mi, porque soy independentista:
-“Los catalanes sois unos nazis, supremacistas, os creéis una raza superior”. No entiendo como el que hayamos decidido gobernarnos a nosotros mismos nos convierte en asesinos y genocidas, pero hay gente afirmando que cuando seamos libres organizaremos un exterminio de castellano parlantes. ¿Como funciona eso, construyo un horno y me tiro dentro? Al menos la mitad de los catalanes tenemos un padre de fuera, o ambos, así que no se puede ser más absurdo.
-“Es la revolución de los ricos, que no quieren pagar impuestos”. Me revienta que me digan eso a mi, que siempre he vivido por debajo del umbral de la pobreza. Además, pagar impuestos para sanidad y educación si, para mantener reyes y curas, no. Ni para que construyan lineas de AVE a pueblos de 200 habitantes mientras yo me hacino en un Rodalies.
-“Claro, como España va mal vosotros os largáis y los demás que se apañen. Lo que hay que hacer es luchar todos juntos contra el gobierno corrupto.” Eso hacemos, luchar todos juntos: los estudiantes y las abuelas, los estibadores, los payeses, los bomberos, izquierdas y derechas, los antisistemas… ¿Ah que te refieres a que luchemos todos los españoles juntos?, ¿y quien en España está luchando a parte de nosotros? Además, uno de los que me dijo esto ha emigrado por el paro y vive en el extranjero.
-“En TV3 os han lavado el cerebro”. Claro, soy independentista porque veía a Son Goku en catalán. Suspiro.
Entonces llegó el referéndum. Cuando vi que los kurdos votaban con normalidad, y a los catalanes nos tienen cercados por tierra mar y aire (y no estoy exagerando, hasta el espacio aéreo está restringido), me puse furiosa. Como la mitad del país, tengo un pariente en una cuneta, y no fue por rojo ni revolucionario, simplemente en el bar le oyeron hablando mal del alcalde, se lo llevó la guardia civil, y ya no lo vieron más. Así que me uní a un CDR para salvar la democracia, porque se empieza prohibiendo votar y se acaba pegando un tiro en la cabeza a los que molestan.
El 1 de octubre se rompió algo muy adentro en el corazón de los catalanes. Algo que costará sanar varias generaciones, si alguna vez lo hace. Aunque había visto el vídeo de “¡A por ellos, oé!”, la noche anterior, cuando me metía en mi saco de dormir en aquel colegio, aún fui bastante ingenua para sugerir que cuando llegase la guardia civil les cantasemos el “amics per sempre”, que así se conmoverian y no nos pegarian. Ilusa.
España perdió a Catalunya el 1-O, aunque aún no se hayan dado cuenta, aquesta gent tan ufana y tan superba. Cualquier lazo de cariño y hermandad que pudiera tener con la tierra de mis antepasados y sus gentes se rompió en mil pedazos, y el pueblo español desde entonces se ha dedicado a echar sal en la herida para asegurarse de que no se cierre: manifestaciones de más de 5.000 personas para dar las gracias a la PN y GC por todo el país, manifestaciones unionistas pegando a todo dios con el que se crucen, la obsesión por corregirte cada vez que mencionas a los presos políticos y llamarlos “políticos presos” (aunque los Jordis no son políticos), y los cientos de comentarios que deja la gente en los vídeos de la violencia policial. “Ojalá fuese antidisturbio para poder ir a pegar a catalanes”, “poco os han dado para lo que os merecéis, golpistas”, “asi me gusta ver trabajar a mi policía, al que no cumpla la ley, pam pam pam”. Incluso entre mis conocidos de izquierda, que habrían puesto el grito en el cielo si hubiese habido mil heridos en el referéndum kurdo, reaccionaron con tibieza “condeno la violencia, pero si se hubiesen quedado en casa…”.
He llegado a un punto en que no quemo mi dni español porque lo necesito para votar el 21D, pero cuando esté instaurada la República, nada de doble nacionalidad ni narices, renuncio a la española, reniego de ella. La bandera española me da arcadas, porque se que quien la lleva me enviaria feliz a un hospital de una paliza, si tuviera la ocasión.
Solía decir que soy independentista no nacionalista, pero ya no lo digo. Está claro que somos dos naciones diferentes. Una nación puede poner dos millones de personas en la calle sin que rompan una papelera. La otra, en cuanto se reunen diez o doce le parten la cara a alguien. Tengo muy claro cual de las dos naciones es la mía.
Elisa Maza

miércoles, 4 de octubre de 2017

Banderas monárquicas para seguir robando.



Esta mañana he paseado por las calles del centro de Sevilla. En los balcones de las viviendas de lujo, colgaban profusamente, banderas rojo y amarillas. Son las viviendas de “patriotas” del ¡¡ “Oé, A por ellos”!!, que esconden sus fortunas en paraísos fiscales. Son los mismos partidarios de la España, Una, Grande y Libre, de siempre. 


A esa gente, no le gustan los alborotos del “populacho” en las calles, sea en Barcelona o en Utrera. No les gusta ninguna independencia, que fracture “su” España. No les importa un país gobernado por corruptos, con tal de que ellos sigan disfrutando de sus privilegios explotadores. Tienen en sus manos el poder de decir qué es legal o no. Niegan el derecho a decidir de los pueblos. No reconocen legitimidad alguna, para cambiar este sistema. 


Ellos se sienten cómodos en este statu quo. (Por favor, no molesten. Les estamos robando)
Soy andaluz, orgulloso de serlo. Pero no me identifico con estos “patriotas”. Me siento más próximo de un obrero de Pernambuco, o de Sant Viçens del Vallés, que de un señorito andaluz. 
Porque lo que en realidad nos une, no es el lugar donde nacimos, sino la defensa de nuestros intereses de clase.
Sevilla, 3 de Octubre de 2017.
M.Ortega.

miércoles, 27 de septiembre de 2017

Derecho a decidir, también en Andalucía.

Desde el españolismo más rancio, han intentado prohibir este acto sobre el derecho a decidir de los pueblos, es decir, sobre el derecho a decidir lo que se hace en nuestro estado, comunidad, provincia o ciudad.
Lxs organizadorxs han quitado del cartel el nombre de Cataluña y colocado una bandera multicolor y además, lxs tres tertulianxs son de andalucía y ni por eso han dejado que el acto se desarrolle en un centro público. De entre los tres que van a hablar, destaca Isidoro Moreno, un conocido activista que luchó en la transición y fue uno de los creadores de la plataforma DDHH en Sevilla, pues bien, ni por él, han dejado que se realice el evento en un centro público. El españolismo ha decretado que hablar sobre la revolución que está pasando en Cataluña, donde se está cuestionando el régimen del 78, junto a la monarquía, el modelo territorial y los recortes sociales y laborales, es ilegal. lo que rompe totalmente con todos las libertades civiles que tanto dice defender el gobierno zombi de Rajoy.
Desde Andalucía tenemos que responder al españolismo rancio que ha hecho de nuestra tierra, la imagen del Estado Español mientras la mantiene como la más pobre y con el mayor índice de paro del Estado, que el derecho a decidir todo, tiene que ser la bandera desde la que se basará la democracia que todxs queremos. Y tenemos que luchar duro porque tenemos varias espadas de Damocles sobre nuestros hombros y de entre ellos, la generación de energía, ya que desde las grandes compañías energéticas,
se está apostando por el fraking y por convertir nuestra tierra en un gran almacén de gas... no lo podemos consentir, por eso, lxs andaluces y andaluzas, debemos salir a la calle este sábado y gritar muy fuerte que queremos decidir, porque tenemos que levantarnos, pidiendo con uñas y dientes, tierra y libertad.

jueves, 31 de agosto de 2017

Contra el terrorismo, lucha obrera ¡¡¡No a la islamofobia!!!

Me da vergüenza ajena ver al PSOE en el grupo de PP y C´s criticando las pitadas y pancartas que hizo la gente en la mani contra el terrorismo de Barcelona... hay que tener la sangre de hielo para no pitar al rey y a Rajoy cuando se asiste a una mani contra el terrismo islamista, porque la caspa españolista está detrás de las guerras de Siria o Libia o Irak y está detrás del mantenimiento de reinados tan sangrientos como el marriquí o el saudí. El propio rey de España, llama al padre rey de Arabia Saudí y hermano al rey de Marruecos y en Cadiz se están haciendo patrulleras que se utilizar para joder más a la población de Arabia Saudí. Las bases de Rota y Morón, se están utilizando para ayudar a las guerras imperialistas que ahora mismo, por ejemplo, están haciendo que en el kurdistán, miles de personas hayan abandonado sus casas.
En fin, que en mi opinión, la respuesta de lxs catalanxs, sacando a la calle pancartas criticando al rey y a Rajoy, me gustó mucho, porque por fin, le quitó la careta a la casta españolista que por ganar tres duros, está dando escusas perfectas a los terroristas para que nos mates. Como decía una pancarta a la cual no dejaron participar en la mani: "Vuestras guerras, nuestros muertos"